Twitter
Google plus
Facebook
Vimeo
Pinterest

Fluid Edge Themes

Blog

Home  /  Lifestyle   /  ¿Sabías que...   /  El gran problema de los oxodegradables

Noticias

oxodegradables

El gran problema de los oxodegradables

Son muchos los términos que aparecen en el mundo de los plásticos sostenibles. Hoy hablamos de los plásticos oxodegradables que, si bien muchas veces este término se camufla como sostenible al venir acompañado del prefijo “bio”, se trata de materiales muy poco respetuosos con el medioambiente.

¿Qué son los oxodegradables?

Se trata de un material que eleva la descomposición a través de múltiples etapas usando aditivos químicos a partir de los cuales se inicia la degradación.

Es un proceso de descomposición química de la materia en el cual ocurren oxidación y degradación.

En el caso de los plásticos, se trata de polietileno común al que se le añade una pequeña cantidad de aditivo, lo que consigue que este material pueda degradarse más rápidamente al estar sometido a diferentes condiciones naturales tales como temperatura, humedad y oxígeno.

¿Significa esto que sea sostenible?

Técnicamente, estos materiales son “degradables” ya que se degradan mediante la acción del medioambiente. Pero, ¿cuánto tiempo tardan en desaparecer de la naturaleza completamente? Probablemente, cientos de años.

Los oxodegradables y los microplásticos

La oxodegradación u oxobiodegradación se trata esencialmente de una fragmentación del material. Sin embargo, estos fragmentos, aunque sean pequeños, sigue siendo plástico.

Al llamarlo “oxobiodegradación” se ha ido difuminando el término y su verdadero significado. Son muchos los consumidores que visualizan el término “biodegradable” como el material que se degrada rápidamente en la naturaleza y que lo deterioran los organismos presentes en la naturaleza.

Sin embargo, la “oxobiodegradación” es añadirle un aditivo al plástico común para que se fragmente de forma más rápida, lo que consigue que sea invisible para el ojo humano pero NO que realmente no exista.

Es aquí donde aparece el “engaño” de los oxobiodegradables y hablamos de “microplásticos”.

Un ejemplo muy recurrido es el de las bolsas de plástico. Al añadirle el aditivo, la bolsa se fragmenta a mayor velocidad y se deshace en micropartículas, dando lugar a miles de microplásticos que igualmente tardan muchísimos años en descomponerse.

Además, aparece un problema añadido y es que en el momento en el que el material está fragmentado, resulta invisible para el ojo humano y es prácticamente imposible proceder a su recogida.

plásticos y economía circular

La UE prohíbe los oxobiodegradables

Finalmente, la Unión Europea ha prohibido la comercialización de productos elaborados con plástico oxodegradable a través de la Directiva 2019/904. El artículo 5 de esta normativa establece que “los Estados miembros prohibirán la comercialización de los productos de plástico de un solo uso y de los productos fabricados con plástico oxodegradable”.

“Algunos materiales que alegan propiedades de biodegradabilidad, como el plástico «oxodegradable», se ha comprobado que no ofrecen ninguna ventaja medioambiental con respecto a los plásticos convencionales, mientras que su rápida fragmentación en trozos minúsculos sí es motivo de preocupación. Por consiguiente, la Comisión ha iniciado los trámites para restringir el uso de los oxoplásticos en la UE.”. Estas palabras las encontramos en el comunicado de la Comisión Europea  sobre la Estrategia Europea para el Plástico en una Economía Circular.

No confundir “oxodegradable” con “compostable”

Los materiales compostables se biodegradan rápidamente en las condiciones apropiadas sin dejar ningún rastro de microplásticos, ni romperse en pequeños fragmentos. Para que un producto sea compostable debe superar diferentes exigencias, entre ellas la de no perjudicar la calidad del compost en el cual el material se biodegrada.

Prime Biopolymers, empresa de bioplásticos.

Contacta con nosotros


    Ponte en contacto